miércoles, enero 02, 2008

¡Qué gran verdad...

... y qué gran dificultad!
A veces nuestros pensamientos se vuelven contradictorios, redundantes y sin sentido. Por eso a veces es mejor que actúe nuestros instintos y nuestros sentiminetos.
Pero sólo a veces, sino, será difícil la marcha atrás...

No hay comentarios: