lunes, enero 12, 2009

Pasada la navidad...

llega la calma, el trabajo, las obligaciones y nuevos aires refrescantes...
Tuve un final trágico de año, aumentado con esa época del año en el que tienes que sonreir sí o sí. Sin opción a llorar, enfadarse o discutir. Pero aquí está el nuevo año, plagado de incertidumbres, trabajo, decisiones y, quien sabe, situaciones especiales.
Espero tener esa energía que ha hecho que haya podido soportar ( y disfrutar a la vez) de éste 2008 que ya se contempla como el tiempo pasado que parecía mejor.
No lo dudéis por ahora, era mejor. Este todavía no sabemos. Pero intentaré llevarlo con una de mis mejores sonrisas, aunque no quiera.


Feliz 2009

No hay comentarios: